Como cada año, con el inicio del curso escolar, en la residencia LAS BUNGANVILLAS comenzamos una actividad muy especial… vienen los niños del colegio Montearagón! Fieles a su cita, cada lunes y miércoles un grupo de niños de 1º y 2º de la ESO acuden a nuestra residencia. Los residentes nada más verlos se les dibuja una gran sonrisa en la cara que no se desvanece hasta que llega la hora de que se marchen otra vez a sus clases… Ese rato entre cartas y fichas de dominó es tiempo de charlas, risas, intercambiar opiniones, tradiciones, de recordar tiempos pasados, de dar lecciones de vida a unos niños que como bien dicen nuestros mayores “¡ay! Si os queda toda la vida por delante…” y por supuesto, les inyectan felicidad, energía y mucho, mucho cariño, mejorando así su calidad de vida…                                                                               

 

Por lo tanto este taller de intercambio generacional que a simple vista parece una actividad lúdica tiene realmente una función terapéutica para ambos. Nuestros mayores experimentan cambios positivos en su estado anímico y su autoestima, disminuyendo su apatía y a nivel cognitivo aumentan las capacidades de atención y memoria a la vez que se potencian las habilidades sociales y la empatía. Los niños crecen en la tolerancia y respeto a los mayores, eliminando tabúes. 

Una actividad muy beneficiosa para todos… porque los abuelos son los mejores educadores.

 

Patricia Escosa, Terapeuta Ocupacional